Bienvenido al Sitio de Cuba Ron S.A.

La Corporación Cuba Ron S.A. es la organización que se ha erigido como productor de grandes marcas de ron en Cuba, depositaria de las más fieles tradiciones de la cultura ronera cubana.

Ver los términos de Uso

I Coloquio Científico Técnico del Ron 2013

Buscar

Primera parte.

Estamos celebrando el 150 aniversario del nacimiento en Cuba y para el mundo del Ron Ligero.

No fue un acontecimiento fortuito, muy por el contrario, fue el resultado de ensayos realizados en Cuba durante el siglo XVIII, a la tafia, versión del ron imperante desde el siglo XVII y cuyo origen se circunscribe a Barbados (Rumbullión o Kill-Devil), Jamaica (Ron Jamaica), Guyana (Ron Demerara) y pueden incluirse los fabricados en Martinica, Trinidad, entre otros; unos elaborados a partir de la melaza y otros a partir del jugo de la caña, pero todos rones ásperos, duros y viscosos.

La tafia en Cuba, auténtica precursora del Ron Ligero Cubano surge como interés económico de poseedores de plantaciones de caña de azúcar y productores de azúcar que tratan de obtener aguardientes cada vez más parecidos a los rones tipo Jamaica e Inglés. Existen referencias que señalan que ya en 1820, Fernando de Arritola elaboraba un aguardiente similar que no pudo llevar a escala industrial.

Desde el primer alambique en Cuba, presumiblemente propiedad de Juan Guilisasti en la provincia oriental, hasta los ensayos con aguardiente de Arritola, surgieron en nuestro país centenares de alambiques -unos de muy baja producción y otros de mayores- pero en su totalidad, durante los 36 años comprendidos entre 1778 y 1820, la producción de aguardiente ascendió a una media anual de 1 millón 700 mil litros. Por los puertos de La Habana, Santiago de Cuba y Cárdenas se exportaba aproximadamente el 98% y para ello tributaban al menos 500 alambiques.

Hemos querido hacer un corte en esta década de 1820-1830, porque es en este período que crece en la Isla la inconformidad por la calidad del Aguardiente y Aguardiente-Ron producido en Cuba, debido a que resultaban ásperos y duros al compararse con los de uva que la Metrópoli hacía llegar a la misma, los que tampoco gozaban de la preferencia sobre otros.

Por todo ello la Sociedad Económica de Amigos del País, la Real Junta de Fomento y el Real Consulado, ofrecen una recompensa al primero en encontrar un método para elaborar un buen ron, aunque la aspiración mayor en este intento era acercarse o tal vez superar la calidad de otros rones de referencia tales como Jamaica, Demerara y Martinica.

Muchos fueron los intentos, pero también los fracasos, pues ninguna aproximación satisfacía las exigencias de un ron más refinado y suave. No obstante, continuó creciendo la producción de Aguardiente-Ron alcanzándose de 1826 a 1850, una producción media anual de 2 661 035 litros.

Lo principal es que había surgido la inquietud e iniciado el camino que conduciría al descubrimiento y desarrollo del ron ligero. Estos tiempos y estas inconformidades, fueron un motor impulsor para comenzar a hacer historia con el Ron Cubano.

La producción de Aguardiente–Ron en Cuba tuvo que resistir las muchas campañas en su contra y las repetidas prohibiciones de la Metrópoli, para a pesar de ello, continuar creciendo y promediar de 1851 al 1860 la astronómica cifra aproximada de 10 millones de litros anuales.

Anotamos anteriormente que el consumo muy limitado y costoso de aguardiente de uva (para no presumir llamándole Brandie) junto al llamado a mejorar la calidad del aguardiente-ron cubano, animó una búsqueda de nuevos métodos y constituyó un cambio de mentalidad y disposición de los productores en Cuba. Y es entonces que sobresale uno de ellos, Facundo Bacardí Massó, catalán que había arribado a Santiago de Cuba en 1830 con solo 17 años. En 1843 contrae matrimonio con una mulata santiaguera nombrada Amalia Lucía Victoria Moreau, quien posteriormente solicita se adopte al murciélago como símbolo de la casa.

Facundo y otros hermanos que se dedican en Santiago de Cuba a variadas actividades del comercio en busca de la anhelada fortuna que los había traído de tan lejos, deciden incursionar en la fabricación de Aguardiente-Ron y se asocian durante 12 años (1862-1874) a un técnico licorero nombrado José León Bouteiller experimentado en la producción de Aguardiente.

Consideramos que una de las más poderosas razones para declarar a Facundo fundador del ron ligero y cubano, es la de haber avizorado que la imitación del ron antillano no era el camino para el ron cubano y que había que ensayar otro concepto, un ron “más suave y ligero” algo verdaderamente distinto y no una tafia mejorada o purificada. (PRIMER SALTO) Fieles a la historia, hay que dejar un espacio también para otros empeñados en ensayos válidos, pero de mucha menos trascendencia en el tiempo, entre ellos, especial mención para Manuel Isdral también nacido en Cataluña.

La calidad del ron Ligero y Cubano se desarrolló a velocidad vertiginosa cuando lo comparamos con el desarrollo de la calidad de otros espirituosos que requirieron de mucho tiempo para ello y tal vez por esta razón algunos han preferido presentarlo como surgido por la acción o toque mágico, cuando la realidad demuestra que fue un proceso histórico acelerado pero de continuo desarrollo técnico y cultural.

En el primer ron ligero producido, la sociedad productora no arriesga mucho. Se trata de ensayar sobre los rones antillanos para la obtención de uno más suave pero que no dista mucho de ellos.

Gradualmente fue afirmándose el carácter suave y ligero en ellos, hasta que en 1873 se extraen de los barriles de roble unos rones que definitivamente caracterizarán al ron ligero que en Cuba había nacido: suave y agradable al paladar, ligeramente seco, pero también con cierto y disimulado tenor dulce, con aroma frutal, que se identificaba por su origen con la caña de azúcar.

Don Facundo Bacardí pudo contemplar brevemente el fruto obtenido, pues murió tres años después luego de haber confirmado el nuevo carácter del ron cubano que había nacido 11 años atrás.

Nuevamente es necesario destacar la presencia de otros productores de ron, entre ellos, Ángel Bado de La Habana; y José Bueno y Felipe Guzmán, ambos de Santiago de Cuba; quienes no desmayaban en sus esfuerzos por desarrollar el ron ligero y así lo demuestra la presencia de otros rones producidos en Cuba en fecha tan lejana como 1876 durante la exposición de Filadelfia.

También aparecen registrados en la Isla los rones de Camps y Hnos. de Santiago de Cuba; y Dussac y Fandiño Pérez, ambos de La Habana.

Desde 1878 hasta 1890 aparecen otras inscripciones tales como los rones de Arechabala de Cárdenas; Canals, Meriño, García Ríos, Romañá y Domenech de La Habana; Rovira y Guillaume de Santiago de Cuba; y Jacas de Guantánamo.

En la Expo celebrada en Matanzas durante 1881 obtienen medallas Bacardí, Portuondo y Hnos., Camps y Cía.

En la Expo Barcelona de 1888 es premiado además el ron Infierno de Sagua la Grande; ese mismo año, pero en Bruselas, se incorpora al medallero el ron Tres Negritas.

El Ron cubano se hace presente en cuanta exposición de carácter universal se celebre y así lo demuestran las medallas obtenidas por Bacardí de Santiago de Cuba en Chicago 1893; Ron Aldabó de La Habana en Bruselas 1897, París 1898 y 1910 y Madrid 1907; Rovira y Mestre de Santiago en Londres 1908.

El ron cubano no solo crece en producción y calidad sino que además se extiende y se da a conocer prestigiosamente por el mundo a pesar de la Guerra en Cuba.

Hay dos exposiciones de particular y elevado significado: la primera en 1895 la exigente “Exposición vinícola de Bordeaux” donde el ron cubano se inscribe por su calidad y establece su “categoría” definitivamente; y la segunda en 1900 es la Expo Panamericana de Búfalo donde se afirma la extensión del ron cubano por toda la Isla al acudir rones de Santiago de Cuba (Bacardí), Matanzas (Sainz Martínez), Caibarién VC (Girandó y Cía.), Cienfuegos (Manuel López y Justo Rodríguez), Camagüey (Pijuán y Hnos.), Gibara Holguín (Jesús Fernández), Guantánamo (Rodel, Gorgas Armengol, Brooks, Brunel).

Aún cuando es inevitable obviar otros productores, no queremos omitir a: Planas, Álvarez Camps, Rovira, Castillo, López en Santiago de Cuba; Collado (con el ron Caney) e Incera (con el ron Ronda) ambos en La Habana; Alzola en Cárdenas y Quiroga en Manzanillo.

A los triunfos alcanzados en las Exposiciones referidas (y no son todas), hay que añadir que dos rones alcanzaron el título de “Proveedores de la Casa Real” (Bacardí y Romañá). También se incrementa en el mercado la presencia del ron cubano que en 1915 alcanzaba la cifra de 3.260,000 litros aproximadamente de ron ligero (360.000 cajas de 9 litros).

Durante los primeros 20 años del Siglo XX muchos productores menores desaparecieron o se asociaron síndico- comercialmente, de tal manera que entre 1915 y 1920 se reducen a grandes grupos :

  1. Bacardí
  2. Collado y Fuentes
  3. Licorera Cubana SA (asimismo se crea la Unión de Licoreros de Cuba).
  4. Otros Productores Medianos No-Agrupados

Sirva esta PRIMERA PARTE para constatar:

  1. Que en el surgimiento del Ron Ligero desde su precursor “La Tafia” hasta su nacimiento, participan muchos productores de Oriente a Occidente.
  2. Que fue Don Facundo Bacardí quien convencido que por encima de producir un buen ron tipo Antillano era mejor intentar producir un ron distinto y nuevo, suave y ligero iniciando el necesario salto cualitativo.
  3. Que fueron muchos productores los que llevaron el Ron Ligero y Cubano, y lo dieron a conocer en el mundo aunque corresponde al Ron Bacardí el protagonismo mayor.
  4. Que existían unas pocas fábricas de producción considerable y muchas de pequeñas producciones.
  5. Que se hizo necesario reagrupar la mayoría de los productores pequeños en grupos mayores de producción haciendo menos pulverizada la manera de elaborar el ron y anticipo de futuras concentraciones de la producción para una mayor calidad.
  6. Que es una realidad histórica que el Ron Ligero nació en Santiago de Cuba y que se dio a conocer al mundo también por otras muchas marcas como Ron Ligero y Cubano.
Estas listo para aprender de la coctelería cubana?
Comienza Ahora
Edición Limitada

Ron Siglo y Medio

Para conmemorar el aniversario 150, los Maestros Roneros de Santiago de Cuba prepararon un nuevo producto, único e irrepetible, con una producción limitada por su increíble calidad. Ahora presentamos un producto que es la excelencia misma, algo sublime preparado con mucho amor, entrega y misticismo, en honor al genuino y auténtico Ron Cubano de siempre.

Grado alcohólico: 40%

Color: Medio-Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Cubay Carta Blanca Extra Viejo

Único e irrepetible, de extraordinario sabor y delicado aroma, el ron cubano proviene de la caña de azúcar, que con su dulzor característico y su espíritu, expresado en un magnífico aguardiente sabiamente añejado, unido a los secretos centenarios de los Maestros Roneros cubanos, son el complemento de esta mítica creación.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Claro-ambar

Calidad: 95%

Edición Limitada

Ron Santiago de Cuba 500

En boca resulta un mágico viaje por los variados y suaves sabores de frutos y especias que crecen en esta tierra. El Ron Santiago de Cuba 500 es ciento por ciento, encuentro privilegiado con el carácter del santiaguero.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Ron Isla del Tesoro

Es una mezcla de bases de rones muy añejados en el tiempo, en preciados "cofres preciosos", que engendran una vez más la "joya maravillosa" del Ron Cubano, nacido de la sabiduría, la entrega y el quehacer de la pujante Industria Ronera de Santiago de Cuba, con más de 150 años dedicados a la fabricación del genuino "Ron de siempre".

Grado Alcohólico: 40%

Color: Medio

Calidad: 95%