Bienvenido al Sitio de Cuba Ron S.A.

La Corporación Cuba Ron S.A. es la organización que se ha erigido como productor de grandes marcas de ron en Cuba, depositaria de las más fieles tradiciones de la cultura ronera cubana.

Ver los términos de Uso

Noticias

Buscar

 

Tomado de: Periódico Sierra Maestra 

José Pablo Navarro Campa, es un hombre que todavía no sale del asombro y la emoción, pasado varios días de ser condecorado con el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, en ocasión de celebrarse el pasado Primero de Mayo, el Día Internacional de la clase obrera.

Hasta su vivienda en el reparto Sueño de Santiago de Cuba llegamos para conversar con este hombre y descubrir secretos de una bebida, que para muchos será una de las mejores maneras de que la celebración se convierta en fiesta del espíritu y del cuerpo, porque beber un buen ron cubano -si no se exagera- otorga categoría cultural al brindis.

Con 53 años de labor profesional, de ellos 46 en la Industria del Ron cubano, siente el alto honor de que este mundialmente conocido licor no sea una receta y por tanto no se puede copiar, mucho menos realizarlo fuera de las condiciones del clima, la tierra, la caña de azúcar, los rones de la reserva de las bodegas, las experiencias, las herencias recibidas y conservadas, y depositadas en sus Maestros roneros.

Habla apasionadamente sobre el tema, de su llegada a este mundo de la fabricación en 1971, después de graduarse siete años antes como ingeniero Químico en la Universidad, donde laboró como profesor en la Escuela de Ingeniería Química; sin embargo, su mayor aspiración siempre fue trabajar directamente en la industria.

Reconoce que estudiar, investigar, preparar cursos de postgrados y profundizar en todas las operaciones, disciplinas, conceptos y leyes durante ese período en el alto centro docente, contribuyeron sin saberlo a llegar al mundo de la fabricación del ron, sin antecedentes familiares en esta rama y con muchos deseos de desentrañar misterios ante el reto de una nula fundamentación técnica, pero sí con mucha disciplina y amor en lo que se hacía.

Destaca José Pablo, que solamente existía la disposición de los maestros quienes en su actuar no eran egoístas y resolvían las cosas por repetición.

“Tenía apenas 29 años y mis sueños y propósitos transformar a esta industria sobre la base de formar un equipo de trabajo para rediseñarlo todo, rehacer la documentación técnica, trabajar por el crecimiento estable de la producción y la calidad del aguardiente, que era el misterio de los misterios; participar en la modernización y diseño de equipos y fábricas para una mayor competitividad en el mercado, al tiempo de conservar la herencia recibida.

“A partir de ese momento, se creó por el Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL), un equipo encargado de llevar adelante el Plan Integral del Ron, del cual soy designado como presidente y con la encomienda de asesorar y resolver los problemas”.

Fueron años de intenso trabajo para José Pablo y su equipo, que continuaron descubriendo incógnitas, con la finalidad de dominar la tecnología del ron, lo que permitió al producto ir relevando otros aspectos y características. Se demostró que el ron cubano no solo era tecnología y ciencias matemáticas, sino también encerraba una gran tradición, herencia cultural y expresión del mestizaje, enunciado por Fernando Ortiz.

Dice con mucha originalidad, que el ron le enseñó a tener paciencia, ya que no era cosa de un día y requería de un proceso para ser alegre como el cubano y perdurar en el tiempo, o sea que no se hacía a partir de una receta. Es decir requiere de mucho cuidado y respeto, y es muy difícil desprenderse de él.

Me convertí en un feliz esclavo del ron, argumenta emocionado José Pablo, quien manifiesta que en la actualidad hay ocho Maestros en Cuba, localizados dos en la Ronera de San José; otros dos –entre ellos la única mujer- en Santa Cruz del Norte; uno en Villa Clara y tres en Santiago de Cuba. En este grupo sobresale además Juan Carlos González, de Santa Cruz del Norte, quienes somos los únicos Primer Maestro del país.

Sobre los requisitos para ser Maestro, afirma con certeza que hay que desarrollar valores como la modestia, sencillez, desinterés y respeto a la tradición. Mediante esta labor descubrí el amor a la cultura cubana, y que junto a los conocimientos va creciendo un patriota, solo así se forja un Maestro Ronero digno”, expreso emocionado.

Al referirse a sus aportes a esta actividad, confiesa que no ha sido obra de la individualidad, sino de un trabajo colectivo, sobresaliendo la labor en la reconstrucción de los diseños tecnológicos de la destilería de la planta de Santiago de Cuba para la producción de aguardiente y alcohol; las tareas técnicas de la plantas roneras de San José y de Santa Cruz, en la que presidió la Comisión técnica.

Además, como jefe del Plan Integral del Ron, tuvo un gran acierto cuando contribuyó en 1978 a la eliminación de los sedimentos del ron cubano, el cual recibía serias amenazas de cancelación para su exportación.

El grado del aguardiente y el alcohol para su dominio a escalas matemáticas, la presentación de dos libros relacionados con la fermentación y destilación de alcohol para el ron, así como también su papel rector para escribir el Now House del ron Havana Club, lo que contribuyó a que esa bebida fuera bien calificada y cotizada, figuran entre sus numerosas contribuciones a esa actividad, por eso ha sido portador de sus experiencias en más de 25 países.

A sus 75 años, comenta con modestia que la alta condecoración de Héroe del Trabajo de la República de Cuba la asume en nombre de todos los Maestros del ron cubano, cuyos conocimientos fueron declarados en el año 2016 como Patrimonio de la Nación cubana. La dedica también a su familia, en particular a su esposa Yeni y sus cuatro hijos, quienes han contribuido mucho en sus empeños de trabajo.

Este hombre del ron, quien no consume ese licor que es parte de su vida, se siente muy agradecido y dice que seguirá apostando por el lugar ocupado por esa bebida, siempre consciente de que los muchos tomen poco y no que los pocos tomen mucho, de ahí el apoyo incondicional a la campaña contra el alcoholismo y a favor de su consumo responsable.

Estas listo para aprender de la coctelería cubana?
Comienza Ahora
Edición Limitada

Ron Siglo y Medio

Para conmemorar el aniversario 150, los Maestros Roneros de Santiago de Cuba prepararon un nuevo producto, único e irrepetible, con una producción limitada por su increíble calidad. Ahora presentamos un producto que es la excelencia misma, algo sublime preparado con mucho amor, entrega y misticismo, en honor al genuino y auténtico Ron Cubano de siempre.

Grado alcohólico: 40%

Color: Medio-Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Cubay Carta Blanca Extra Viejo

Único e irrepetible, de extraordinario sabor y delicado aroma, el ron cubano proviene de la caña de azúcar, que con su dulzor característico y su espíritu, expresado en un magnífico aguardiente sabiamente añejado, unido a los secretos centenarios de los Maestros Roneros cubanos, son el complemento de esta mítica creación.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Claro-ambar

Calidad: 95%

Edición Limitada

Ron Santiago de Cuba 500

En boca resulta un mágico viaje por los variados y suaves sabores de frutos y especias que crecen en esta tierra. El Ron Santiago de Cuba 500 es ciento por ciento, encuentro privilegiado con el carácter del santiaguero.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Ron Isla del Tesoro

Es una mezcla de bases de rones muy añejados en el tiempo, en preciados "cofres preciosos", que engendran una vez más la "joya maravillosa" del Ron Cubano, nacido de la sabiduría, la entrega y el quehacer de la pujante Industria Ronera de Santiago de Cuba, con más de 150 años dedicados a la fabricación del genuino "Ron de siempre".

Grado Alcohólico: 40%

Color: Medio

Calidad: 95%