Bienvenido al Sitio de Cuba Ron S.A.

La Corporación Cuba Ron S.A. es la organización que se ha erigido como productor de grandes marcas de ron en Cuba, depositaria de las más fieles tradiciones de la cultura ronera cubana.

Ver los términos de Uso

Noticias

Buscar

 

La Habana, 7 de febrero del 2017

Acuerdo tomado por la Asociación de Cantineros de Cuba.

Por este medio informamos que a solicitud de la asociación internacional de Bartender, se nos pidió seleccionar un coctel nacional para incluirlo en la carpeta de los cocteles clásicos IBA, tras un análisis por parte de la Dirección Nacional de la asociación de cantineros de cuba y otras personalidades vinculadas al trabajo de la Asociación de cantineros de cuba se determinó y aprobó en la Asamblea General Nacional de inicio de este año,  que el coctel Daiquiri Natural  sea el coctel Nacional de nuestro país dada su historia, trascendencia y desarrollo que ha tenido el mismo en cuba e internacionalmente.

Adjuntamos la Fundamentación Histórica en las que nos basamos para esta selección, por tal motivo solicitamos a todas las instituciones y ministerios vinculados al trabajo del Bar den a conocer esta determinación a todos sus trabajadores por la importancia que esto reviste para nuestro país

Fraternidad y Progreso

José Rafa Malém.

Presidente ACC

 

Fundamentación histórica del Daiquirí Natural como Coctel Nacional.

Desde la escalinata del avión, los visitantes que vienen a Cuba, pueden sentir el encanto del Caribe; la brisa que se mece entre las diferentes tonalidades del intenso azul del cielo y el mar, complementado todo, con una brillante luz de pleno sol, que lo alumbra con dorado resplandor.

Todos llegan predispuestos para disfrutar del placer de la naturaleza, influenciados por el Almirante Don Cristóbal Colón, quien fue el primero en entusiasmarse con esta isla al calificarla como “el lugar más hermoso que ojos jamás hayan visto”.

El primer capítulo de la historia del Daiquirí, sabroso y sensual cóctel, fue escrito en medio del mágico encuentro de dos mundos diferentes, cuando los embajadores del placer intercambiaron la transparencia de las volutas del tabaco por el ardiente dulce de la caña de azúcar y por supuesto, su hijo predilecto, el ron, el verdadero ciclón del Caribe.

En el año 1896, en las inmediaciones de Santiago de Cuba, en la Zona Daiquirí, existía una mina de hierro donde trabajaba un ingeniero estadounidense, llamado Jennings Cox, conocido por ser el padre del cóctel Daiquiri: una vez que se acababa la ginebra, el ron era la bebida que se encontraba con facilidad en la zona y así un día el ingeniero Cox,
cuando un capitán del Ejército Libertador visitaba al gerente, en sus minas, luego de largas caminatas y charlas, coincidieron en la urgencia de un trago frío, revolviendo y agitando lo que tenían cerca, ron con un poco de zumo de limón de la zona y un poco de azúcar, para que la bebida no fuera tan fuerte, creando así un sour de ron.

En principio este cóctel no tenía un nombre propio. Fue un ingeniero italiano, Giacomo Pagliuchi, colega de Cox, quien lo bautizó con el nombre de “daiquiri”, en honor a las minas donde trabajaba su amigo.

Ellos mismos lo trasladaron al bar del desaparecido Hotel Venus, en Santiago de Cuba, conocido como Bar Americano, y allí se lo comentaron al cantinero, quien inmediatamente comenzó a preparar el Daiquiri para los presentes.

Esta bebida obtendría la fama internacional algunos años después, en 1909, cuando el almirante Lucius W. Johnson, quien había probado la bebida en Cuba, la llevó al Club del Ejército y de la Marina en la ciudad de Washington.

El cóctel era popular en Santiago de Cuba y de allí Emilio González (Maragato), cantinero de origen español que trabajaba en el hotel Florida en la Habana Vieja, en una visita que realizó, lo trasladó a La Habana; éste lo popularizó y a su vez se lo dio a conocer a su amigo Constantino Ribalaigua (Constance), que para entonces era el propietario del Floridita, quien se entusiasmó y comenzó a trasformar el cóctel, creando varias combinaciones hasta que finalmente sale el Daiquirí Frappé.

A principios del siglo XIX, existía un bodegón típico de esa época donde se servían bebidas tradicionales y que tuvo siempre una gran aceptación, debido en parte a su estratégica ubicación cercana a la Plaza de Albear en la zona conocida como La Habana Vieja, conocido como La Piña de Plata.

Cien años más tarde, una curiosa anécdota transforma la historia del citado establecimiento. En 1915, Serafín Parera Coll, un emigrante catalán que había hecho fortuna en México, regresaba a España. A su llegada al puerto de La Habana se sintió enfermo y no pudo continuar el deseado viaje. Tiempo después fallecía en la capital cubana, siendo el primer miembro de la familia Sala. La herencia del legendario emigrante pasó a manos de sus sobrinos, siendo el mayor de ellos, Narciso Sala Parera (1879-1953), a quien le correspondió la administración de la inesperada fortuna familiar, de cierta importancia en aquella época.

Así, en 1918, la citada Piña de Plata pasó a manos de los hermanos Sala Parera. Años después, El Café, como se le llamaba en la familia Sala al negocio, pasó a denominarse Café Restaurante La Florida. . El edificio, fue reconstruido en 1989 siguiendo los planos de su arquitectura original, con una conocida barra de madera de caoba maciza realizada en los años veinte del siglo pasado.

Entre sus empleados se encontraba un joven de Lloret de Mar -ciudad natal de la familia Sala- llamado Constante Ribalaigua Vert, que pasó del oficio de aprendiz a ocuparse en exclusiva del bar y, en especial, de la preparación de las bebidas que se servían a los clientes, que eran cada vez más numerosos.

Quienes acudían al Bar Florida, posterior El Floridita, solicitaban frecuentemente que Constante les preparara un daiquirí, dándole nombre propio a ese cóctel que tuvo cada vez más aceptación y prestigio. Al Floridita se le conoce como “la cuna del daiquirí”, por ser el lugar donde se creó este cóctel combinando en una receta específica los ingredientes primitivos.

Un visitante ilustre, Ernest Hemingway (1889-1961), fue uno de los clientes habituales del establecimiento, hace mención del cóctel daiquirí en alguna de sus novelas, donde dice que era asiduo del bar llamado La Floridita, que abrió en 1817 con el nombre de La Piña de Plata, donde mojaba sus letras con este colorido cóctel.

En el año 1935 El Floridita cambia de dueños y, hasta su nacionalización por las autoridades cubanas en la década de 1960, Constante Ribalaiagua Vert y sus herederos fueron los socios mayoritarios.

Después, una serie de estrellas de cine, de intelectuales y políticos, todos difusores vienen a Cuba y luego al Floridita a tomar Daiquirí. No podemos dejar de mencionar en primer lugar al Nóbel Ernest Hemingway, que dijo de su fabuloso cóctel, de todos los días: “esta bebida no puede ser mejor, ni siquiera parecida, en ninguna parte del mundo”. Ocupando durante 20 años la misma butaca del bar, donde hoy aparece una representación suya de bronce y enfrente servido, esperándolo, un fresco Daiquirí a la moda Hemingway, es decir, doble medida de ron, sin azúcar, un poco de jugo de toronja, el jugo de medio limón y para coronar la cascada de hielo frapé con media cucharadita de marrasquino.

Analizando la transcendencia histórica que tiene este coctel para nuestro país, su popularidad tanto nacional como internacionalmente a lo largo de los años y observando de cerca las tendencias recientes y los nuevos desarrollos en el mundo de los cócteles clásicos, dentro de los cuales, el mismo ha sido enriquecido con nuevos elementos de la mixología, dando lugar a una carpeta reformada de nuevas variaciones; es que seleccionamos al mismo como el Coctel Nacional de Cuba.

 

Estas listo para aprender de la coctelería cubana?
Comienza Ahora
Edición Limitada

Ron Siglo y Medio

Para conmemorar el aniversario 150, los Maestros Roneros de Santiago de Cuba prepararon un nuevo producto, único e irrepetible, con una producción limitada por su increíble calidad. Ahora presentamos un producto que es la excelencia misma, algo sublime preparado con mucho amor, entrega y misticismo, en honor al genuino y auténtico Ron Cubano de siempre.

Grado alcohólico: 40%

Color: Medio-Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Cubay Carta Blanca Extra Viejo

Único e irrepetible, de extraordinario sabor y delicado aroma, el ron cubano proviene de la caña de azúcar, que con su dulzor característico y su espíritu, expresado en un magnífico aguardiente sabiamente añejado, unido a los secretos centenarios de los Maestros Roneros cubanos, son el complemento de esta mítica creación.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Claro-ambar

Calidad: 95%

Edición Limitada

Ron Santiago de Cuba 500

En boca resulta un mágico viaje por los variados y suaves sabores de frutos y especias que crecen en esta tierra. El Ron Santiago de Cuba 500 es ciento por ciento, encuentro privilegiado con el carácter del santiaguero.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Ron Isla del Tesoro

Es una mezcla de bases de rones muy añejados en el tiempo, en preciados "cofres preciosos", que engendran una vez más la "joya maravillosa" del Ron Cubano, nacido de la sabiduría, la entrega y el quehacer de la pujante Industria Ronera de Santiago de Cuba, con más de 150 años dedicados a la fabricación del genuino "Ron de siempre".

Grado Alcohólico: 40%

Color: Medio

Calidad: 95%