Bienvenido al Sitio de Cuba Ron S.A.

La Corporación Cuba Ron S.A. es la organización que se ha erigido como productor de grandes marcas de ron en Cuba, depositaria de las más fieles tradiciones de la cultura ronera cubana.

Ver los términos de Uso

Historias del Ron

Buscar

Infografía Nave Don Pancho, en Santiago de Cuba

Por: Redacción Cuba Ron S.A

Un insigne escritor y periodista cubano se adentra en El viaje más largo, en busca de una cubanía extraviada… Y en ese camino persigue los mitos tras la elaboración del ron ligero cubano.

Leonardo Padura, en La larga Vida Secreta de una fórmula Secreta –que se desliza por momentos la ficción- revela una verdad confirmada por la investigación periodística: es la Bodega Don Pancho, de Santiago de Cuba, la catedral del Ron Cubano.

Datan de 1860 las referencias de que, cuando Facundo Bacardí hizo un viaje de recorrido por el Caribe, conoció al francés fabricante de vinos, quien le concedió "el secreto" que daría lugar a los espirituosos de la Mayor de las Antillas:

"...El francés habló y nació así el gran misterio de Bacardí y la historia de la fábrica de ron que, 140 años después, sigue produciendo el mejor ron del mundo, gracias a la celosa preservación de un ancestral secreto."

Lo cierto es que, en tierra santiaguera, Cuba atesora celosa los elementos naturales, y la sapiencia heredada de generación en generación, que da vida a bebidas reconocidas en el mundo.

La nave Don Pancho es, por su extensión, la más grande del país… También destaca por la cantidad de líquido añejado y es la que más barriles alberga. Ahí se guardan las bases añejas de rones más antiguas del archipiélago.

En 1862, según los registros del Ayuntamiento de Santiago de Cuba, la familia de apellido Bacardí se inicia en el negocio de los licores. Compraron alambiques existentes por aquella fecha, donde se acumulaban los líquidos. Para entonces trabajaban con una  licorera conocida como Bacardí y Bouteiller, bajo administración especial a Facundo Bacardí.

Por ello el 24 de febrero de 1862 es considerada la fecha oficial del nacimiento de lo que sería la fábrica de Ron Bacardí…

12 años después, habiendo forjado el emprendimiento familiar, su más ferviente protagonista, Don Facundo, convocó a sus hijos Emilio y Facundito Bacardí Moreau. Estos últimos se sumaron a la Guerra Independentista de 1895… Como patriotas insignes, guarda sus nombres la historia de esa provincia oriental de Cuba.

Luego de la contienda, se incorporaron Emilio Schueg y Toten Bacardí (sobrinos) y posteriormente Pepín Bosch, yerno de Schueg, quien diversificó las producciones y las extendió a México, Puerto Rico y fábricas de cervezas en Cuba. Hacia 1920, la empresa alcanzó los seis millones de pesos, una cifra considerable para las dinámicas económicas de la época.

La nave… ¿Don Pancho?

En la medida que se incorporaron, preservaron la producción; y donde nació el alambique original, erigieron una industria cuyo eje son las naves o bodegas de añejamiento construidas en 1921, e inauguradas al año siguiente.

Según los archivos históricos de la provincia y el testimonio de los Maestros Roneros, citados en otros artículos de nuestra página web, el nombre de Don Pancho se debe a su primer encargado, llamado Don Francisco Savigne y Lombard; quien había participado en la guerra de 1895 junto a Emilio Bacardí Moreau, el primer alcalde de la ciudad santiaguera e hijo de Don Facundo.

La bodega de añejamiento abrió en 1922. Para entonces, Emilio Bacardí era el presidente de la compañía ronera. En sus tres naves se  produjo,  hasta 1960, el ron ligero cubano bajo el sello Bacardí.

Con el triunfo de enero de 1959 y la salida del territorio nacional de la familia propietaria de esta industria ronera, la producción queda a cargo de Alfonsito  Matamoros, Mariano Lavigne y Humberto Corona… En las entonces fábricas de Ron Caney; maestros y aprendices, tomaron las riendas como partícipes del proceso de producción del ron desde su concepción, hasta la etapa final…

No obstante –refiere el texto de Padura- en aquellos primeros años nada resultó fácil y únicamente el celo infinito de Humberto Corona, el hombre que dirigía la producción, impidió la debacle definitiva de la industria, pues se opuso con toda su firmeza al intento triunfalista de doblar la producción de ron. Aquella idea en apariencia loable significaría el agotamiento prematuro de los rones viejos de la fábrica y Humberto Corona se negó a sacar un litro más de lo previsto y salvó el futuro del ron Caney, y con ello a la industria santiaguera..

Hasta hoy, el Movimiento de Maestros del Ron Ligero Cubano, tiene en Santiago de Cuba un resguardo de saberes, que como en todo el país, forman parte del expediente para aspirar a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, que otorga la UNESCO.

¡Viva la tierra que produce la caña!

Hay un halo especial en la nave Don Pancho de Santiago de Cuba… Hay luz, saberes compartidos… Hay empeño, ciencia en innovación… Huele a limpia, y a la vez añejo… Un olor profundo que va directo a la emoción, y que gravita –como si se negara a mezclarse- con la ciudad extendida más allá de la vía férrea. Debe ser que así se siente la historia…

Dice la sabiduría popular, que justo en ese movimiento de las líneas del tren, que hace temblar los barriles a su paso… en el clima, la humedad, radica parte del secreto. Dicen también que está en las mieles. ¡Viva la tierra que produce la caña! Puede que ahí esté el secreto, pues no hay, detrás del Ron Santiago de Cuba, recurso alguno artificial ni mágico.

Lo que sí consta, en el día a día, es un riguroso proceso tecnológico en la fabricación del aguardiente y el alcohol; con proporciones precisas de sus mezclas, especialmente las bases de los rones viejos que solo estas bodegas poseen.

Consta, también, el esfuerzo de todos los trabajadores que hacen posible la producción… Una mezcla de generaciones y profesionales, empeñados en hacer del ron ligero que se produce en la nave Don Pancho, el más exquisito trago que labios humanos hayan probado.

Estas listo para aprender de la coctelería cubana?
Comienza Ahora
Edición Limitada

Ron Siglo y Medio

Para conmemorar el aniversario 150, los Maestros Roneros de Santiago de Cuba prepararon un nuevo producto, único e irrepetible, con una producción limitada por su increíble calidad. Ahora presentamos un producto que es la excelencia misma, algo sublime preparado con mucho amor, entrega y misticismo, en honor al genuino y auténtico Ron Cubano de siempre.

Grado alcohólico: 40%

Color: Medio-Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Cubay Carta Blanca Extra Viejo

Único e irrepetible, de extraordinario sabor y delicado aroma, el ron cubano proviene de la caña de azúcar, que con su dulzor característico y su espíritu, expresado en un magnífico aguardiente sabiamente añejado, unido a los secretos centenarios de los Maestros Roneros cubanos, son el complemento de esta mítica creación.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Claro-ambar

Calidad: 95%

Edición Limitada

Ron Santiago de Cuba 500

En boca resulta un mágico viaje por los variados y suaves sabores de frutos y especias que crecen en esta tierra. El Ron Santiago de Cuba 500 es ciento por ciento, encuentro privilegiado con el carácter del santiaguero.

Grado Alcohólico: 40%

Color: Oscuro

Calidad: 100%

Edición Limitada

Ron Isla del Tesoro

Es una mezcla de bases de rones muy añejados en el tiempo, en preciados "cofres preciosos", que engendran una vez más la "joya maravillosa" del Ron Cubano, nacido de la sabiduría, la entrega y el quehacer de la pujante Industria Ronera de Santiago de Cuba, con más de 150 años dedicados a la fabricación del genuino "Ron de siempre".

Grado Alcohólico: 40%

Color: Medio

Calidad: 95%